domingo, 19 de abril de 2015

El poder de nuestra mente; si lo conoces, lo puedes controlar.


Tengo una amiga que ha tenido la mala pata de sufrir un ictus. Gracias a una rápida intervención, ha salido casi ilesa.

Era fumadora y además una perfecta "Brainstorming" (su mente nunca para de producir pensamientos, ella se deja llevar por ellos y produce un constante rompecabezas, y un consumo de energía que la lleva a estar siempre cansada.)

Se pone en contacto conmigo para que la ayude a dejar de fumar, como ya he hecho con muchas otras personas. Viene a mi consulta, y después de unos días me indica que no ha vuelto a fumar, le comento que es lo normal, y que ya no lo volverá hacer, si realmente así ella lo quiere.

Dos semanas más tarde, me llama de nuevo para indicarme que no se puede creer lo que esta consiguiendo. Ella no se creía capaz de poder conseguirlo, pero que ahora se da cuenta, que su autoestima ha sido reforzada y que la misma voluntad y energía la esta utilizando para empezar a cambiar otras circunstancias o hábitos de su vida que no le gustaban. Y  es tanta la satisfacción que ha encontrado en estos cambios, que va a continuar  por esta camino.

Últimamente, como le indique y le enseñe, ha empezado sus ejercicios de meditación y de atención plena. Y según me indica estos le están posibilitando aprender a controlar el flujo de pensamientos que diariamente la agotaban.

Bueno, en fin, ella pensaba que nada se podría hacer, ella era así y que así sería siempre. Ahora una vez se ha demostrado a si misma, que ella es la única que tiene la llave de la puerta que lleva a la felicidad en su vida, y que ésta está en su interior, ya no piensa en abandonar el camino iniciado; el de la autoestima, la  libertad de elección y acción y el de la superación personal: ATENCIÓN, INTENCIÓN Y ACCIÓN.

Esta en tu mano.

Paco Costa




domingo, 12 de abril de 2015

Muestras de vida


Un día más en el momento de despertamos ya nos encontramos con la posesión más impresionante que el universo, como parte componente del mismo que somos, nos puede dar. Estamos vivos, pero también los están las plantas, los animales, insectos, arboles y hasta las mismas montañas y el aire, todos componentes del mismo universo, como nosotros. Y a partir de aquí es cuando empieza las fiesta; las plantas están vivas pero fijas al suelo, lo mismo que los arboles, los animales e insectos, pueden cambiar de lugar y desplazarse a distintos puntos dentro de su entorno. Pero solo el ser humano puede estar vivo, tener la libertad de desplazarse, pero ademas, es el único ser que tiene consciencia de todo ello. SOMOS LA CONSCIENCIA DEL UNIVERSO.

Por lo tanto, si hoy te has despertado, y ya te has dado cuenta que estas vivo y que además puedes disfrutar de ser consciente de ello, ya tiene el premio más gordo que te puede tocar jamas, y ese premio, si sabes apreciarlo, lo puedes disfrutar cada día.

Si cuando te levantas aprendes a decirte  cada día; "ESTOY VIVO Y SOY CONSCIENTE DE ELLO, ESTE ES EL PREMIO MÁS GORDO QUE ME PUEDE TOCAR", te darás cuenta que a partir de ese día toda tu vida cambia, y la de tu entorno familiar, de amigos y hasta las mismas circunstancias de la vida también.

Paco  Costa.

martes, 10 de marzo de 2015

El fracaso, si lo estudiamos correctamente, nos muestra el camino al éxito.


No se sale adelante celebrando éxitos, sino superando fracasos.
                                 
                                                                                     O. S,  Marden.

Los fracasos, bien analizados, son garantía de posteriores éxitos.

No hay fracaso, error o fallo, ni siquiera miseria humana, de la que no podamos sacar una sabia lección. Decía Goethe que aquellos que ven en cada desilusión un motivo para mayores conquistas poseen el recto punto de vista para con la vida, esa rampa tan pronunciada por la que debemos subir casa día superando dificultades y aprendiendo de nuestros errores. Por eso, lo inteligente no es lamentarse ni culpar a los demás o a las circunstancias de nuestros fallos, sino hacernos preguntas cuyas respuestas nos den pistas para corregirnos: ¿qué debo hacer para mejorar? ¿Cuál ha sido el error principal? ¿Cómo saber que lo estoy haciendo bien? Sobre todo, recordar que en todo fracaso hay una nueva oportunidad.

Optimismo Vital.

miércoles, 4 de marzo de 2015

La paciencia cosecha la paz y la precipitación, el pesar.


La paciencia cosecha la paz y la precipitación, el pesar.
                                                                         Proverbio Árabe.


Aprende a ser paciente y comprensivo con los demás.

Si estás enojado, ¡serénate! Recupera la calma y el equilibrio interior. Mírate a ti mismo a punto de estallar y no permitas que el primate visceral y primario que vive agazapado en ti tome las riendas de tu vida por un instante y te juegue una mala pasada. Recuerda que los demás no son responsables de tu cansancio, de tu estrés, de tu mal carácter, de tu primariedad y de tus neuras. Todavía tienes el control de ti mismo y estás a tiempo de no meterte en más problemas y de no causárselos a los demás. De ti depende una elección madura e inteligente o seguir cometiendo más errores y destrozar tu vida.

Otimismo Vital.

domingo, 1 de marzo de 2015

ENTREVISTA A UN MEDICO TIBETANO



Cuando un paciente viene a su consulta, ¿cómo descubre cuál es su enfermedad?
--Mirando cómo se mueve, su postura, la forma de mirar. No hace falta que me hable ni me explique qué le pasa. Un doctor de medicina tibetana experimentado, solo con que el paciente se le acerque a unos 10 metros, puede saber qué dolencia sufre.
 Pero también escucha los pulsos.
 --Así obtengo la información que necesito de la salud del enfermo. Con la lectura del ritmo de los pulsos se pueden diagnosticar un 95% de las enfermedades, incluso psicológicas. La información que dan es rigurosa como la de un ordenador. Pero leerlos requiere mucha experiencia.
Y después, ¿cómo cura?
--Con las manos, la mirada, y preparados de plantas y minerales.
Según la medicina tibetana, ¿cuál es el origen de las enfermedades?
--Nuestra ignorancia.
Pues perdone la mía, pero, ¿qué entiende usted por ignorancia?
--No saber que no sabes. No ver con claridad. Cuando ves con claridad, no tienes que pensar. Cuando no ves claramente, pones en marcha el pensamiento. Y cuanto más pensamos, más ignorantes somos y más confusión creamos. ¿Cómo puedo serlo menos?
--Le daré un método muy simple: practicando la compasión. Es la manera más fácil de reducir tus pensamientos. Y el amor. Si quieres a una persona de verdad, es decir, si no la quieres solo para ti, aumenta tu compasión.
¿Qué problemas ve en Occidente?
 --El miedo. El miedo es el asesino del corazón humano.
¿Por qué?
--Porque con miedo es imposible ser feliz, y hacer felices a los otros.
¿Cómo afrontar el miedo?
--Con aceptación. El miedo es resistencia a lo desconocido.
Y como médico, ¿en qué parte del cuerpo ve más problemas? --En la columna, en la parte baja de la columna: os sentáis demasiado tiempo en la misma postura. Vitalmente, tenéis demasiada rigidez.
Tenemos muchos problemas.
--Creemos que tenemos muchos problemas, pero en realidad nuestro problema es que no los tenemos.
¿Qué quiere decir?
--Que nos hemos acostumbrado a un nivel de necesidades básicas cubiertas, de modo que cualquier pequeña contrariedad nos parece un problema. Entonces, activamos la mente y empezamos a darle vueltas y más vueltas sin solucionarlo.
¿Alguna recomendación?
--Si el problema tiene solución, ya no es un problema. Si no, tampoco.
¿Y para el estrés?
--Para evitarlo, lo mejor es estar loco.
¿...?
 --Es una broma. No, no tan broma. Me refiero a ser o parecer normal por fuera, y por dentro estar loco: es la mejor manera de vivir.
¿Qué relación tiene usted con su mente?
 --Soy una persona normal, o sea que a menudo pienso. Pero tengo entrenada la mente. Eso quiere decir que no sigo a mis pensamientos. Ellos vienen, pero no afectan ni a mi mente ni a mi corazón.
Usted se ríe a menudo.
 --Cuando alguien ríe, nos abre su corazón. Si no abres tu corazón, es imposible tener sentido del humor. Cuando reímos, todo es claro. Es el lenguaje más poderoso: nos conecta a unos con otros directamente.
También acaba de editar un CD de Mantras con una base electrónica, para el público occidental.
 --La música, los Mantras y la energía del cuerpo son lo mismo. Como la risa, la música es un gran canal para conectar con el otro. A través de ella, podemos abrirnos y transformarnos: así la usamos en nuestra tradición.
¿Qué le gustaría ser de mayor?
 --Me gustaría estar preparado para la muerte.
¿Y nada más?
--El resto no importa. La muerte es lo más importante de la vida. Creo que ya estoy preparado. Pero antes de la muerte, debemos ocuparnos de la vida. Cada momento es único. Si damos sentido a nuestra vida, llegaremos a la muerte con paz interior.
Aquí vivimos de espaldas a la muerte.
 --Mantenéis la muerte en secreto. Hasta que llegará un día de vuestra vida en que ya no será un secreto: no os podréis esconder.
Y la vida, ¿qué sentido tiene?
--La vida tiene sentido, y no. Depende de quién seas. Si realmente vives tu vida, entonces la vida tiene sentido. Todos tenemos vida, pero no todo el mundo la vive. Todos tenemos derecho a ser felices, pero tenemos que ejercer ese derecho. Si no, la vida no tiene sentido.
Gran persona este Médico tibetano. Tulku Lobsang. En la cultura tibetana se preparan toda la vida para el momento de la muerte, no es siniestro, al contrario es un entrenamiento para ser feliz, pierden el miedo a la vida teniendo en cuenta la impermanencia del presente y por ello vale la pena disfrutar el instante. Algo asombroso, por ello son sabios. Siento una profunda admiración e interés por su saber. Me tienen fascinada.
 M.Looz.


No permitas que el pasado infeliz, te arruine tu vida presente.


Olvidemos lo que ya sucedió, pues puede lamentarse, pro no rehacerse.

                                                    Tito Livio

No consientas que el recuerdo de infortunios, errores, desgracias o miserias de un pasado infeliz te robe la alegría de vivir y de disfrutar la poca o mucha felicidad que te depare el presente... Un mínimo de cordura, de sensatez y de sabiduría, si pretendes ser más dichoso o menos infeliz, aconseja ahuyentar, olvidar y borrar de tu mente todo lo que te resulte desagradable o te haga sufrir, reavivando en tu memoria penas, tristezas y desgracias que hace tiempo te dejaran heridas en el alma. Debes arrojarlos bien lejos de ti, por higiene mental y salud psíquica, y para evitar que bajen tus defensas físicas y psicológicas y se lo pongas demasiado fácil a las enfermedades y a nuevas desgracias e infortunios.

Optimismo vital